cuidado-de-la-piel

Cómo cerrar los poros de tu piel

Por eso, una rutina de limpieza requiere de productos eficaces que te permitan eliminar toda la suciedad y las impurezas que acumula tu piel a lo largo del día de una forma práctica y sencilla sin tener que hacer una limpieza exhaustiva, pero cuidando los detalles básicos como cerrar los poros para completar tu rutina de limpieza y evitar la aparición de un problema más serio.

Tras enfrentarte a un agotador día en la ciudad, después de una dura jornada de trabajo en la oficina o después de una noche de diversión, seguir todos los pasos necesarios de tu rutina habitual para el cuidado de tu piel, cuando llegas a casa, seguro que no es lo que más se te antoja. Todas hemos tenido esa sensación, pero para relajarte, el primer paso debe ser consentirte cuidando tu piel, haciendo que luzca radiante. Por eso, una rutina de limpieza requiere de productos eficaces que te permitan eliminar toda la suciedad y las impurezas que acumula tu piel a lo largo del día de una forma práctica y sencilla sin tener que hacer una limpieza exhaustiva, pero cuidando los detalles básicos como cerrar los poros para completar tu rutina de limpieza y evitar la aparición de un problema más serio.

A veces los poros se quedan más dilatados por diversos motivos: la contaminación ambiental, un exceso de sebo, el estrés, el tabaco, la falta de sueño, las saunas o baños de vapor en exceso o una acumulación de células muertas. El resultado es una piel que no resulta fina, que se ensucia o que puede tener problemas más serios. Esto propicia en algunos casos la aparición de imperfecciones más severas. Para ayudarte en el cuidado de tu piel Garnier realiza una intensa tarea de innovación permanente con la que logra productos eficaces y fáciles de usar para una aplicación sencilla y cómoda. Por todo lo anterior, utilizar un producto tan versátil como el Agua Micelar todo en uno te resultará particularmente útil.

El Agua Micelar limpia, desmaquilla y reconforta en un solo gesto rostro, ojos y labios. Inspirado en productos dermatológicos, las micelas son activos limpiadores que capturan impurezas, maquillaje y grasa presentes en la piel, sin frotar. El resultado es una piel limpia y suave. Una fórmula reconfortante y sin perfume ideal para todo tipo de piel, incluso las sensibles.

Su aplicación resulta sencilla, solo tienes que humedecer un algodón con el agua micelar y aplicar sobre el área deseada para limpiar y desmaquillar la piel. No hay necesidad de frotar por lo que tu piel es tratada con suavidad. Tras limpiar tu rostro con el Agua Micelar tu piel estará limpia, libre de impurezas, lo que te ayudará a prevenir imperfecciones y puntos negros.

Una limpieza exhaustiva de tu piel es una costumbre que debes tener como un ritual diario. Comienza a consentirte cuidándote.