Si deseas alisarte el cabello, te explicamos cómo hacerlo para no dañarlo en exceso

El uso excesivo del secador y de la plancha para el cabello, a la larga pueden dañarlo y hacer que luzca maltratado y sin brillo. Alisar tu cabello de forma inadecuada puede dañar tu cabello por lo que es importante saber cómo hacerlo correctamente. Por este motivo queremos darte una serie de consejos para explicarte cómo alisar tu cabello sin dañarlo y que se conserve en perfectas condiciones tras el tratamiento.

En primer lugar, antes de utilizar la plancha para alisarlo, debes asegurarte de que tu cabello se encuentra completamente seco. Usar la plancha sobre el cabello mojado puede ser dañino. Para evitar y limitar el daño, puedes utilizar un protector de calor eficaz que te asegure una buena protección para tu cabello.

Merece la pena invertir en productos para el cuidado de tu piel como el tratamiento de Garnier Oil Repair Liso Coco, lava tu cabello previamente con su shampoo y acondicionador para darle a tu cabello toda la fuerza y que a la hora de peinarlo sea más sencillo. Enriquecido con su ingrediente de Aceite de coco, te dejará un pelo extra liso y un delicioso aroma a coco que te encantará. Combinamos lo mejor de la Proteína de fruta y el Aceite de coco con la tecnología avanzada para darte un cabello liso con frizz controlado.

Antes de empezar con la plancha o el secador, aplica en tu cabello seco o húmedo la Crema para Peinar Oil Repair Liso Coco, que dará mayor protección, fuerza y te ayudará a que el peinado sea más sencillo.

Lo mejor sería dejarlo secar al natural, pero si vas a utilizar una plancha, calientala bien antes de ponerla en contacto con el pelo. Así lograrás un mejor resultado sin tener que dar tantas pasadas lo que beneficia a tu pelo. Si existe la posibilidad de regular la temperatura, usa la indicada según tu tipo de cabello.

Empieza en las raíces y muévela lentamente hacia abajo. Entre más lento vayas, más rápido se alisara, lo que significa que no tendrás que pasar la plancha por el mechón una y otra vez, y así reduces la posibilidad de quebrar el tallo del cabello. Intenta no pasar por cada sección de cabello más de cinco veces.

Acondiciona tu cabello abundantemente cada semana. Para compensar el daño producido con los alisados. Conviene recortar las puntas más o menos cada seis semanas. Esto evita las puntas abiertas, algo muy usual en quienes se alisan el pelo, y ayuda a que tu pelo se regenere.

Recuerda que a lo largo de todo este proceso te recomendamos utilizar la línea Fructis Oil repair Liso Coco que incluye shampoo, acondicionador y crema para peinar.

A partir de ahora alisate el pelo con confianza y cuida tu cabello con Fructis Oil Repair Liso Coco.