El cabello tiene su propia fábrica natural de color que con simplemente variar las proporciones mezcladas de dos pigmentos naturales es capaz de generar un número asombroso de tonos distintos. Pero la historia nos ha enseñado que nunca se está satisfecho con lo que se tiene. De hecho desde los registros antiguos de los egipcios, griegos, hebreos, persas, chinos e hindús se encuentran referencias a la coloración del cabello.

En la actualidad, para cambiar el color de tu cabello simplemente se aportan pigmentos diferentes a este para lograr un nuevo tono. Muchos de estos pigmentos se pueden encontrar en ingredientes naturales como la henna.